Em”pata”zada

23429_308645758863_4479798_n

 

En el post anterior ya os había contado de mi paranoia, pero se me olvidó decir, que yo que voy de pantalones x la vida, la gente no nota mi discapacidad. Pues eso, lo mio es innato, por eso muchas veces cuando me ven con otro ropa diferente a pantalones, muchos se sorprenden.

Hoy os voy a explicar lo difícil que es estar embarazada e ir con una prótesis por la vida, porque no señores, mantener el tipo, mantener esa cara dulce que te da la maternidad e ir por la vida con una prótesis no es fácil. Si ya es difícil ir al ginecólogo y ponerte ahí con las piernas en esa camilla tan ergonómica y tú con las dos manos tratando de que no se te caiga una pata (Desde el profundo cariño y respeto)… No es nada cómodo, ahora imaginar lo mismo con un barrigón jajajajajajaja era digna de ser pintada por Picasso.

Los meses de embarazo son bastante duros para las mujeres que nos toca el último trimestre en época de verano, ese verano soñado, con humedad intensa y que vas con el abanico como si de una extensión de tu brazo se tratara. Ahí estaba yo, agobiada, pero en cuanto llegaba a casa me estiraba en el sillón…los zapatos por allí, el pantalón por allá, y la pata… la pata no se donde, pero que a gusto se queda una, sobretodo después de una ducha, que no creáis que tampoco es fácil, intentar bañaros vosotras a la pata coja y con una barriga… es difícil, pero no imposible, con 25 años de aprendizaje ya tienes un master en saber cuales son las mejores maneras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s